Emilio Jáuregui, trayectoria militante puesta al servicio de sus compañeros trabajadores de prensa.

Lo recordamos en un nuevo aniversario de su asesinato, el 27 de junio de 1969. Emilio, militante de convicciones, defensor de sus ideas y de sus compañeros de prensa desde la militancia y la pluma. Un ejemplo en estos tiempos de periodismo liviano, frágil, periodismo del “no lugar” travestido de una supuesta imparcialidad, que se acomoda para donde sople el viento y con el mejor postor. Periodistas de corporaciones, exactamente lo contrario de la actitud profesional de Jáuregui

Emilio Jáuregui fue elegido democráticamente por sus compañeros como Secretario General de FATPREN. Se veían venir que la lista violeta, de la que Emilio era el primer congresal titular y Rodolfo Walsh el primer suplente, ganaba cómoda. Entonces en 1966 la Federación fue intervenida por la dictadura del general Juan Carlos Onganía y el gremio fue desalojado violentamente. A partir de ese momento Emilio no dejó de ser perseguido.

Emilio fue un ejemplo de laburante al servicio del pueblo. El siguiente párrafo está tomado del blog “La Jáuregui”: “su figura refleja una coherencia entre la practica y la acción en el camino de construir una comunicación al servicio de la lucha del pueblo y no de los monopolios y las multinacionales formadoras de opinión, responsables por tanto de perpetuar la dominación del hombre por el hombre.” Qué definiciones ante tantos camaleones conocidos!

A Emilio lo asesinaron el 27 de junio de 1969, en la calle Anchorena, a unos metros de la calle Tucumán y a pocos días del Cordobazo. Tenía 29 años.

Aquel 27 de junio de 1969 Emilio decidió encabezar la manifestación de repudio a la visita que Nelson Rockefeller, gobernador del estado de Nueva York, realizaba a Buenos Aires como enviado de Richard Nixon en una gira latinoamericana. La marcha fue apoyada por todos los partidos políticos; el radicalismo, el peronismo, los partidos de izquierda. La concentración mayor tuvo lugar en plaza Once y, desde allí, Emilio, junto a un grupo, decidió bajar a la avenida 9 de Julio. La policía reprimía y los manifestantes corrían; un patrullero persiguió a Emilio y le cruzaron dos autos en Tucumán al 600, se bajaron, abrieron fuego y lo fusilaron ante la vista de sus compañeros y de quienes estaban en ese lugar. Fue el único muerto. Dos medios de entonces contradijeron la previsible versión oficial de que estaba armado: el diario La Prensa y la revista Primera Plana. Un compañero peronista que vio como lo asesinaron contó el episodio.  Se convirtió en el primer mártir de los periodistas sindicalizados.

La historia de Emilio Jáuregui es mucho más larga. Durante mucho tiempo de él se supo poco, su vida quedó sumergida en el revoltijo de aquellas décadas de militancia y horizontes de revolución. Dicen que dicen….dicen que Emilio no ha sido reivindicado en el mundo laburante porque no era peronista. O sí lo era, pero parece que recién llegando a sus orillas. Dicen que su militancia fue en Vanguardia Comunista (hay quienes dicen que comenzó en el PC), que de a poquito se fue acercando al peronismo combativo y resistente, se integró a la CGT de los Argentinos, escribía en la mítica “Cristianismo y Revolución”, era un dirigente gremial de los trabajadores de prensa, comprometido, derecho, militante, con fuertes convicciones….pero a menos de transcurrido un mes del Cordobazo lo asesinaron.

Dice la FATPREN en su recordatorio de este año 2012:

“Luego de ser separado manus militari de la casa de los trabajadores de prensa, mantuvo su representación a través del cuerpo de delegados nacional que continuó reconociéndolo como su genuina representación.” La dictadura buscó un representante a medida y lo encontró en  el reportero gráfico Manuel Damiano,  que desandando su propia trayectoria de compromiso, capituló ante el onganiato.

Sigue diciendo la FATPREN, cuyo integrante Daniel Parcero investigó hace poco  la historia de Emilio Jáuregui:

“Una vez entregado el cuerpo de Jáuregui, éste será velado en el segundo piso de la sede cegetista de Paseo Colón 731, donde se produce un incesante desfile de sindicalistas combativos, estudiantes, militantes y dirigentes de agrupaciones de izquierda, peronistas, radicales, de la Izquierda Nacional, grupos católicos de Acción Sindical Argentina, y de Cristianismo y Revolución, entre otros. El féretro, será custodiado durante 24 horas por militantes de la “Vanguardia Comunista”-donde militaba políticamente- , hasta que el domingo por la mañana, una caravana de más de tres cuadras de personas acompañará a pie sus restos, a la Recoleta.

Encabezan el cortejo fúnebre, además de los padres de Jáuregui y de Ana, su joven esposa también militante, Susana Valle -hija del General Valle-, el dirigente de los obreros navales y adjunto de la CGT A, Ricardo De Luca, el ferroviario Lorenzo Pepe, y de empleados de farmacia Jorge Di Pascuale y Horacio Carballeda. Raymundo Ongaro, envió sus condolencias y repudio desde Córdoba donde se encontraba detenido. Su crimen jamás fue esclarecido.”

A 42 años de la muerte de Emilio, en 2011,  y en el lugar donde fue asesinado, la FATPREN colocó junto con Baldosas por la Memoria una baldosa con la presencia de su hija Mariana, la adhesión de su viuda Ana -residente luego de un forzado exilio en España- , la compañía de ex camaradas y colegas de lucha, y dirigentes de la Federación Internacional de Periodistas. Ese fue el primer acto público de reconocimiento que le rindieron los trabajadores de prensa organizados.

Juan Gelman le dedicó una larga poesía titulada “Muerte de Emilio Jáuregui” * compartimos una estrofa.

(…)salud emilio hermano solo

no crecerán ya nunca de él
flores o gorriones grises
aunque me mate la tristeza
esta mañana de noviembre
llena de sol y de canallas
en el país que todo aguanta
sobre el pueblo que todo sufre
y de donde una mano salió
cuando el emilio se moría
y escribió en el techo del mundo
“viva el emilio para siempre”(…)

*Publicada por primera vez en el libro Fábulas, editorial La Rosa Blindada, 1971

Comparta y difunda este material:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • Print